Depresión-atípica

Depresión atípica o sonriente

La DMS-5 define a la depresión atípica o depresión sonriente, como el episodio en donde se evidencia una mejora en el estado de ánimo del paciente en correlación con eventos positivos.

La depresión atípica se caracteriza por presentar sintomatologías invertidas a otros tipos, como lo son un aumento considerable del apetito, la hipersomnia, entre otros.

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN ATÍPICA

Hipersensibilidad. Por un lado, tenemos una respuesta positiva del sujeto a situaciones agradables, siendo característico de este tipo de depresión, por otro lado, la reacción ante situaciones ambiguas puede desestabilizar muy rápido emocionalmente a personas con este tipo de depresión, tendiendo a pensar que eventos con algún tipo de inconveniente son catastróficos.

Ansiedad. Una persona con depresión atípica suele presentar cuadros de ansiedad relacionados con diferentes situaciones vividas durante su día, prestándole mucha atención al cómo le ven los demás o qué percepción tienen de él o ella. Esto a su vez desencadena la reacción de estar comiendo constantemente.

Aumento del apetito. El aumento en el apetito es algo común en este tipo de depresión, los profesionales suelen recomendar dietas específicas para contrarrestar este patrón, sin embargo, es complicado lidiar con el debido a la pasividad que se experimenta y la falta de interés en las cosas. Si tenemos en cuenta este evento tiende a ir en contra de la sintomatología presenciada en la depresión mayor, en la cual se evidencia una disminución del apetito.

Hipersomnia. La necesidad de dormir en todo momento es algo muy común cuando se padece este tipo de depresión, produciendo una gran variedad de reacciones negativas en nuestra rutina diaria, llegando afectar el ámbito laboral y la vida social. Por elección natural el sujeto preferirá pasar todo el día en la cama o sofá en vez de salir a socializar.

CAUSAS DE LA DEPRESIÓN ATÍPICA

Los factores que desencadenan la depresión atípica no difieren de los otros tipos de depresión ya que se centran en eventos traumáticos transcurridos durante la vida, o bien en su origen se evidencian elementos genéticos.

Generalmente no existe un factor especifico que desencadene este tipo de depresión, sin embargo, se dice que el ambiente en donde vive el sujeto influye en el desarrollo de la misma.

TRATAMIENTOS DE LA DEPRESIÓN ATÍPICA

Sin duda alguna la mejor opción es buscar ayuda profesional especializada en el tema, uno de los tratamientos más comunes es realizar terapias conductuales cuyo objetivo se basa en reforzar las conductas que se desean para gradualmente abandonar las conductas no deseadas. Este tipo de terapias suele ser el uno de los más usados ya que ayudan a identificar desafíos específicos para afrontarlos rápidamente de forma estructurada.

Las terapias conductuales se emplean en casos de depresión, trastornos como los de la ansiedad, estrés, sueño, consumo de drogas, fobias, entre otros. En ocasiones se combina la terapia con tratamientos como los son los antidepresivos u otros medicamentos. A veces suele ser un poco incomoda al principio, sobre todo para las personas a las cuales no les gusta explorar mucho sus sentimientos, llegando a sentirte exhausto después de una sesión, pero son de gran ayuda a largo plazo.

Artículos relacionados depresión en mujeres y hombres.

Comparte este post o guárdalo en tu red social

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

Recibe semanalmente consejos de marketing digital, creación de contenido para redes sociales y mucho más.

No nos gusta el Spam, por lo cual, no recibirás artículos sobre otros temas.